Día 8 – 9: de la montaña de Sapa a las playas de Cat Ba

Trekking Sapa

Día 8

Excursión improvisada

Abrimos las cortinas para comprobar que no llueve y que las nubes han dejado paso a algo de claridad. Nos vestimos dispuestos a desayunar y a subir en el teleférico a la montaña Fansipan.

Antes que nada, visto que el pronóstico del tiempo no va a mejorar para los siguientes días, contratamos nuestro bus hacía Cat Ba, que parte esta misma noche. Nos da tiempo a hacer nuestra excursión y a recoger para dejar Sapa.

Cuando llegamos a la estación para comprar nuestro billete a la montaña, la chica detrás del mostrador nos enseña una hoja en la que, escrito en inglés, nos explica que el tren que lleva a las cabinas está averiado. Debemos coger un taxi.

Si quieres subir por el Cablecar más largo del mundo, sólo tienes que dirigirte a "Central Station" en el centro de Sapa; un edificio enorme, amarillo y verde, que emula las antiguas estaciones de tren. Allí comprarás el billete que te permitirá subir a las cabinas. El precio es de unos 700.000 VND / 30€ aprox. por persona. Bastante caro para un telecabina, pero las vistas valen la pena.

Paramos varios taxis, pero sólo uno accede a llevarnos por el precio que le indicamos. La estación se encuentra a unos 6km del pueblo.

Mientras salimos del centro de Sapa el conductor empieza a conversar con nosotros con el limitado inglés que le han dado sus años de experiencia y acaba intentando convencernos de que hace muy mal día para subir al Fansipan y que nos vamos a gastar el dinero para no ver nada. A cambio nos ofrece un recorrido por dos cascadas en los alrededores de Sapa. Está mirando por nuestro bien, argumenta.

Dudamos. No tendremos otra oportunidad de montar en el telecabina.

Que hacer en Sapa
El valle de Sapa

Pero conforme ascendemos por la carretera hacia la estación, el tiempo y la niebla empeoran, y nuestras dudas se van disipando. Finalmente accedemos a la excursión que nos ofrece el taxista y empezamos nuestro recorrido, que nos costará 600.000 VND entre los dos.

Nuestra primera parada, que casualmente se encuentra en la misma dirección en la que ya íbamos, es en: Silver Waterfall - Thac Bac. Nuestro guía improvisado para al lado de la carretera y nos indica la entrada que hay que pasar para empezar a subir a la cascada. Él nos espera en el mismo sitio a que volvamos.

Empezamos a subir por un lado del río las empinadas escaleras que, con la vegetación que les rodea, prometen unas vistas espectaculares. Y así es. Llegamos al final de la escalinata donde nos espera un puente que cruza el caudal de la cascada. Desde el mismo hacemos las fotos pertinentes y empezamos a descender por el otro lado. Tardamos unos 30-40 minutos en subir y bajar.

Está chispeando y la niebla es cada vez más densa. No nos arrepentimos de nuestra decisión.

Que hacer en Sapa
Silver Waterfall

La segunda parada, unos dos kilómetros más adelante, es: Love Waterfall - Tinh Yeu. En este caso, para llegar a la cascada, bajamos escalones y atravesamos paisajes de película. Paseamos al lado del río y volvemos a ascender por una frondosa selva. Después de algo más de media hora andando (según las indicaciones eran 15) empezamos a oír el rumor del agua cayendo y tras una escalinata empinada nos encontramos con esta impresionante catarata. Lo mejor, aparte del entorno y el escenario en sí, es que no hay nadie más que nosotros.

La vuelta se hace más corta, aunque la lluvia está apretando, y al final del camino nuestro transporte nos está esperando.

Que hacer en Sapa
Love Waterfall

La excursión se acaba y nos disponemos a volver a Sapa, cuando nuestro guía nos propone parar para comer en uno de los puestos al lado de la carretera. Comida vietnamita 100% y 0 turistas. Otra de las buenas decisiones del día.

Nos sirven arroz, pinchos de carne a la brasa y carne de buffalo seca que, puesta sobre las brasas adquiere su textura blanda otra vez y un sabor riquísimo. Pagamos poco más de 3€ por todo.

Que hacer en Sapa
Rica comida

El camino de vuelta lo hacemos por una carretera secundaria. Otra invención de nuestro amigo el taxista. Disfrutamos de las vistas de los campos de te y las granjas de flores. Atravesamos un pequeño pueblo H´mong y Cat Cat antes de llegar a nuestro hotel.

Si el clima acompaña y alquilas una scooter, puedes hacer este recorrido en tu propia moto perfectamente. Las paradas están al lado de la carretera principal y muy bien indicadas. Sólo tienes que salir de Sapa por la carretera hacia el telecabina y seguirla hasta encontrarte las indicaciones de las cascadas a unos 12km del pueblo.

Que hacer en Sapa
Plantaciones de te

A las 19:30 en punto llega nuestro transporte para irnos. Una scooter. Primero llevan a uno a la parada del autobús y después a otro. A la manera vietnamita. A las 20:45 salimos de Sapa en nuestro autobús nocturno.

Los días que hemos podido salir a descubrir Sapa nos han dejado paisajes impresionantes y recuerdos imborrables, pero nos vamos con la sensación de que, si el tiempo nos hubiera acompañado, podríamos habernos quedado más tiempo. Tendremos que volver algún día para disfrutar de verdad del entrono de Sapa.

Día 9

Odisea en el bus y llegada a Cat Ba

Montamos en nuestro bus nocturno y nos quedamos un poco atónitos. Nunca habíamos viajado en un bus que tuviera únicamente literas en dos alturas.

Pasamos entre los pasillos como podemos y nos subimos a nuestras camas improvisadas. Si no fuéramos tan altos (más que la media vietnamita) podríamos ir prácticamente en posición horizontal.

Compramos nuestros billetes de autobús en una agencia de viajes local. No hay muchas en Sapa, por lo que te darás cuenta que, en cuanto a transporte, todas ofrecen lo mismo. En el precio incluyen la recogida el hotel, el traslado en bus y el ferry hasta Cat Ba. En realidad, no dejarás el autobús en ningún momento, ya que el vehículo será montado en el barco.

Entra aquí para obtener más información.

Como llegar de Sapa a Cat Ba

Arrancamos y empezamos a descender por la carretera que sale de Sapa; la primera parte del viaje va a ser movida. Tampoco tenemos en cuenta que en las literas de arriba el vaivén del autobús es mucho más notable. Tanto es así que a los 10 minutos de viaje un pasajero comienza a devolver. Empezamos bien...

Una vez estabilizados conseguimos dormirnos y hubiésemos seguido así de no ser por las constantes paradas de los conductores y su total despreocupación hacia sus pasajeros que, para ellos, parecían más bien ganado. Ni siquiera pudimos cenar.

Después de 8 horas de sueño intermitente nos detenemos. Hemos llegado a la costa y debemos esperar nuestro ferry para cruzar a la isla de Cat Ba. La mejor hora y media de sueño de todo el viaje, con el bus detenido y las luces y el aire acondicionado gélido apagado.

Nos despertamos ya en el momento en el que nuestro transporte arranca para bajar del ferry. Teníamos tanto sueño que ni nos hemos enterado de que eramos cargados sobre un barco gigante.

Salimos del puerto y enseguida se nos olvida el truculento viaje. Tomamos la carretera principal de la isla, con manglares a la izquierda y el mar a la derecha. Por fin vemos el sol asomar entre las nubes con reflejos anaranjados. El paisaje característico de la zona con sus formaciones rocosas empieza a desplegarse delante de nosotros.

Media hora más de recorrido y el autobús nos deja en el centro del pueblo de Cat Ba. Son las 7 de la mañana. Buscamos nuestro hotel, no muy lejos de la parada, y descansamos lo que el cuerpo nos pide en nuestro nuevo hogar improvisado.

Como llegar a Cat Ba
Puerto de Cat Ba

Ya descansados y con la barriga llena (después de 24 horas sin comer), paseamos por el puerto de este pueblo pesquero y disfrutamos de la temperatura y las vistas del mar con sus islotes llenos de vegetación.

Llegamos hasta el final del paseo y descubrimos una de las playas de la isla. No es para nada como imaginábamos. Delante de nosotros se extiende una playa de arena fina y un mar cristalino del que emergen construcciones rocosas que parecen haber sido colocadas, con la única intención de embellecer el paisaje. Incluso la temperatura del agua es buena y apenas hay turistas. ¿Qué más se puede pedir?

Según los locales, actualmente (octubre) es temporada baja. Se nota que es un pueblo exclusivamente dedicado al turismo pero los precios, tanto de comida como de alojamiento, siguen siendo buenos debido a la gran competencia que existe. Nos parece muy buena época para visitar la isla. La temperatura es buenísima, ya que no hay tanta humedad, y hay mucha menos afluencia de turistas.

Cat Ba promete, y mucho, más de lo que nos habíamos podido imaginar.

Que hacer en Cat Ba
Playa Cat Co 1

 

 "Viajamos no para escapar de la vida, sino para que la vida no escape de nosotros"


 

Volver arriba