Día 16 -18: Tam Coc y sus paisajes

Qué hacer en Tam Coc

Día 16

El maravilloso entorno de Tam Coc

Nos despertamos con el día gris, pero decidimos aprovechar igualmente para salir a conocer Tam Coc.

Después de desayunar en nuestro pequeño oasis particular nos acercamos al centro del pueblo y contratamos nuestro paseo en barca por el río (la excursión por excelencia de Tam Coc).

Donde dormir en Tam Coc

Pagamos el precio que nos dicen y  nos asignan una barquita con su correspondiente "remera", con la que no podemos intercambiar más que las gracias, ya que no habla inglés. Lo más curioso de estas embarcaciones es que los remos son dirigidos con los pies. Después de la primera impresión de ver esta técnica, nos acomodamos en nuestro banco para disfrutar del paseo.

Empezamos a alejarnos de la orilla y a adentrarnos en el paisaje de formaciones rocosas y arrozales. Son las 8 de la mañana y navegamos casi solos por estos paisajes mágicos. Bosques de nenúfares nos escoltan desde los márgenes del río y no se oye nada salvo el cantar de los pájaros. La paz que se respira es imposible de plasmar con palabras.

La escena sería mucho más impactante si estuviera iluminada por el sol, pero la fina niebla que cubre los picos de los atolones y el cielo blancos le dan cierto encanto al paisaje.

Pasamos por varias cuevas y lagunas y volvemos por el mismo camino que, ahora, empieza a llenarse de barcas repletas de turistas con chalecos salvavidas. Al que madruga...

Si quieres hacer esta excursión te recomendamos hacerla a primera hora de la mañana o a última de la tarde, si no vas a encontrarte con cientos de barcas y el paseo pierde su encanto. Además, son las mejores horas para evitar el calor. Las taquillas de la entrada abren a las 7 de la mañana y los autobuses de las excursiones llegan sobre las 9:30.

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

Llegamos de vuelta al centro del lago y nuestra barquera nos exige prácticamente su propina. Se la damos, un poco cansados ya de tener que pagar y repagar por todo (aunque no sea mucho).

Decidimos explorar la parte de atrás del lago, donde, desde la barca, hemos visto caminos y senderos rodeados de arrozales.


Después de poco más de 5 minutos rodeando el lago, descubrimos los caminos que se pierden entre los paisajes de película de este pueblo. Paseamos un rato y decidimos volver al centro a alquilar unas bicis para poder explorar mejor y perdernos entre las lagunas.

A poca distancia del centro encontramos un templo. Parece mentira que estemos tan cerca, pero las formaciones rocosas confieren al lugar aislamiento del ruido y ajetreo de la avenida principal. Vemos el interior del templo y antes de volver, un señor nos indica que hay un camino que lo rodea. 1 km según él.

Podemos decir que ha sido una de las mejores recomendaciones que hemos seguido sin rechistar. Más picos de roca y vegetación se presentan ante nosotros, y las lagunas con sus reflejos cristalinos hacen pararnos cada pocos metros para quedarnos embobados con las vistas. Parece que nos transportamos a un mundo paralelo lleno de paz y despreocupación.

Lo mejor es que estamos solos. Salvo 3 vacas pastando y un pescador que revisa sus redes, no nos cruzamos con nadie.

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

Efectivamente, después del corto recorrido circular, aparecemos otra vez en nuestro punto de partida. Ojalá fuera más largo. Cruzamos el río que antes habíamos navegado en barca y comprobamos el tráfico de las mismas no hace más que aumentar.

Volvemos al pueblo y paramos en uno de los muchos restaurantes de la calle principal. La mayoría están vacíos. Nos decantamos por uno de los más baratos. Una señora nos espera sonriente desde la puerta.

Acabamos el día en la terraza de nuestro "Bungalow", viendo atardecer y trabajando (para qué nos vamos a engañar). Esperamos que mañana el tiempo mejore para poder desplazarnos a Trang An; otro de los imprescindibles de la zona.

 

Qué hacer en Tam Coc

Día 17

¿Va a parar de llover?

Ha llovido toda la noche y no sabemos si la tormenta nos va a dejar hacer nuestra excursión. Nos vestimos para salir pero el agua sigue cayendo con fuerza. Al final tenemos que quedarnos en la terraza del hotel trabajando.

Sobre las 12 dejamos de escuchar el aguacero y vemos incluso rayos de sol. Nos cambiamos, salimos a la avenida principal y alquilamos una moto para ir a ver Mua Cave. Llegamos a 1km del pueblo y nos tenemos que refugiar de la lluvia que vuelve a aparecer. En Tam Coc el tiempo es imprevisible también.

Se nos ha hecho tan tarde ya que tenemos hambre. Vemos un momento de tregua y volvemos a la carretera en busca de un sitio para comer. Paramos en el primero que vemos. Restaurante Tam Coc

En el garaje de una casa particular hay varias mesas y sillas de plástico dispuestas a modo de restaurante improvisado. Sale una señora sonriente, de lo que intuimos es su casa, y nos indica que nos sentemos. Se mete en la cocina. A los pocos minutos aparece su marido. Desde la cocina le pregunta algo a su mujer y nos dice "Bun Cha" (un plato típico de Vietnam). Asentimos y suponemos que es lo que vamos a comer hoy si o si.

El señor enciende la televisión plana gigante que hay colgada en la pared y pone una lista de YouTube de vídeos de Boney M. a todo volumen. La lluvia cae con más fuerza que nunca. La cosa no puede ir a mejor.

Nos ofrecen té varias veces e insisten en que lo bebamos. Está rico, pero las tazas hace tiempo que nadie se molesta en lavarlas. Aceptamos y nos reímos de la situación a ritmo de las canciones de los 80.

Disfrutamos de nuestro plato de sopa e incluso de pechuga empanada que la mujer nos ofrece de su comida. Los truenos son tan fuertes que hacen retumbar la estructura del garaje y la calle se convierte en un río.

Intentan conversar con nosotros pero no hablan inglés y sólo acertamos a entender cuando nos preguntan de dónde somos. No conocen España. Acabamos nuestra comida y decidimos volver al pueblo a pesar de las indicaciones contrarias de la pareja. Parece que llueve con menos intensidad o eso queremos creer.

Nos cobran apenas 3€ (incluso menos porque no llevamos cambio) por la comida y su hospitalidad. Nos ponemos los chubasqueros, que resultarían inútiles al final, y montamos en la moto dirección a nuestro hotel.

Sigue lloviendo muchísimo y las calles están inundadas. Tampoco ayuda que los coches que nos adelantan nos salpican con las olas dejadas a su paso. Estamos a poco más de 5 minutos de Tam Coc, suficiente para acabar calados hasta los huesos.

Devolvemos la moto a su dueño. Nos la volverá a dejar mañana sin cobrarnos. Todo está mojado, nuestra ropa, la mochila, las zapatillas... tampoco se secaría en lo que queda de día.

Nos toca repasar los recuerdos del día de ayer.

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

Día 18

Trang An y Mua Cave

¡Por fin parece que vamos a tener un día soleado!

Volvemos a por nuestra moto y nos dirigimos por el camino que habíamos comenzado ayer. La primera parte la hacemos por la carretera principal, después seguimos por una de doble sentido que atraviesa pueblos y arrozales. El sol le da un aspecto diferente a todo lo que habíamos visto antes.

El verde es más reluciente y vemos todos los picos de formaciones rocosas que se extienden por el horizonte.

Qué hacer en Tam Coc

Después de 15 minutos de camino, llegamos al punto de partida de las barcas de Trang An, un complejo natural formado por ríos y cuevas, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Tenemos muchas ganas de seguir conociendo los paisajes de la zona, pero nos quedamos bastante desencantados cuando llegamos a la entrada. Cientos de personas llegan en grupos dispuestas a ver lo mismo que nosotros. Teníamos que haber previsto esto.

Compramos nuestra entrada y nos dirigimos al punto de partida de las barcas. No sabemos qué hacer. Hay personas que dirigen a los grupos pero nadie nos hace caso, ni sabemos a qué barca subir. Al final, se acerca una señora no muy amable y nos indica que debemos leer el mapa; tenemos que ser mínimo 4 personas para que nos lleven y elegir uno de los 3 recorridos posibles. Nadie nos avisa de esto antes de comprar la entrada.

Vemos a otra pareja de turistas que parecen más perdidos que nosotros. Nos acercamos y les preguntamos si quieren venir con nosotros. Acceden, montamos en la barca y nos quedamos atónitos con el espectáculo desde enfrente de la orilla. Para acabar de quitarle el encanto por completo nos obligan a ponernos el chaleco salvavidas durante todo el trayecto (3 horas).

No disfrutamos nada del paseo durante la primera hora, después empezamos a separarnos de los grupos hasta acabar prácticamente solos. Por fin algo de paz.

Los paisajes y el entorno son impresionantes, y la tranquilidad de las lagunas hipnótica. Atravesamos 9 cuevas y vemos 3 templos. El recorrido al final se hace algo largo pero nos deja estampas para recordar. Nos sabe mal que una experiencia tan gratificante pueda convertirse en un suplicio por la masificación.

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

♦ Si quieres saber más sobre la excursión a Trang An haz una visita a nuestras guías de viaje.


Salimos del recinto, con ganas de subir en la moto a disfrutar de la brisa, después de habernos quedado pegados dentro de los chalecos. Deshacemos nuestro camino inicial y paramos a comer en un restaurante local. Normalmente, en restaurantes tan grandes siempre hay algún extranjero pero en este caso no es así. Entramos al local repleto de vietnamitas disfrutando del domingo. En un instante todo el mundo nos mira preguntándose si nos habíamos perdido.

A punto de salir por la puerta el dueño nos pregunta qué queremos (pregunta normal cuando unos clientes entran a un restaurante) y nos sitúan en una mesa en el patio lleno de gente. Para nuestra sorpresa tienen los platos traducidos al inglés. Se trata de un lugar especializado en la elaboración de platos con carne de cabra. Elegimos y acertamos: arroz, verdura, estofado y un variado de salsas. Salimos de allí a reventar, listos para nuestra siguiente parada.

Restaurante Tam Coc

Aparcamos, pagamos la entrada y nos disponemos a subir los 500 escalones de Mua Cave, un enclave único en la montaña que ofrece vistas de 360º. El entorno está muy cuidado y el camino principal hasta las escaleras está rodeado por jardines y flores.

En 15 minutos estamos en la cima. Un mirador y una estructura en piedra de un dragón que corona la cima de la montaña. Las vistas son increíbles y el esfuerzo de la subida vale la pena. Hacemos las fotos que podemos entre la multitud de visitantes pero esto ha completado el día con creces.

Qué hacer en Tam Coc

Qué hacer en Tam Coc

Antes de volver al hotel paramos en el restaurante de ayer, ya que nos habían cobrado menos por no llevar cambio. Queremos tener el detalle y darles lo que falta.

Al principio ni nos reconocen ni nos entienden, y eso que probablemente hayamos sido los únicos clientes. No entienden por qué les queremos dar dinero, se miran preguntándose qué queremos de ellos, incluso nos indican que nos sentemos para comer. Al final parece que la mujer nos recuerda. Nos despiden los dos desde su puerta, con una gran sonrisa y sin saber muy bien lo que acaba de pasar.

 

Volver arriba